Guía rápida para hacer Germinados en frasco

Déjame introducirte al mundo de los germinados y sus fantásticas propiedades y así te animas a hacerlos en casa.


Primero empecemos por saber,

¿Qué son?

La germinación es el proceso de transformación de la semilla hacia la futura planta. Este proceso tiene una intensa actividad metabólica donde la semilla pasa de un estado de latencia (digamos que está dormida) a un estado activo (se despierta) y activa toda una bomba nutritiva que tenía guardada para alimentar la planta que está a punto de desarrollar.


¿Por qué consumirlos?


Como te dije antes, son una bomba nutritiva, además se digieren y asimilan fácil gracias a su riqueza enzimática, y benefician nuestro sistema inmunológico gracias a todas las vitaminas y minerals que poseen. Son una buena manera de consumir vegetales frescos ¿Qué más frescos que los coseches tú mismo?


Dicho esto, y ahora que te animaste a cooltivarlos, te preguntarás ¿qué semillas puedo germinar? Muy simple ¡Casi todas! Sí, casi todas las semillas, leguminosas y cereales, se pueden germinar y comer en casa; claro que hay excepciones (entre ellas tomate, pimentón, judías rojas) pero seguro que ni siquiera te pasaron por la mente cuando pensaste en germinar tus primeras. Las más comunes son Alfalfa, Lentejas, Frijoles, Garbanzos, Caraotas, entre otros. Hoy te recomiendo dos súper fáciles y que seguro tienes en la alacena ya mismo: lentejas y frijoles chinos (mung beans).


¿Qué necesitas?

Un frasco, mallita, liga, las semillas o granos que vas a germinar, y agua.


Pasos:

  • Empieza lavando bien los granos.

  • Dejas los granos en el frasco remojando en agua de 10 a 12 horas (si los dejas en la noche, para la mañana ya tienes listo este paso).

  • Luego de este tiempo escurres el agua.

  • Le vas a colocar agua al frasco y escurrirlo de nuevo dos veces al día.

  • Listo. Así de fácil. De tres a cinco días están listos tus primeros germinados.


Tips:

  • La mallita es para ponerla en la boca del frasco y la liga para apretarla, de manera que puedas echar agua y escurrir directamente sin necesidad de usar colador, y hacer más rápido este proceso.

  • Pon poquita cantidad de granos o semillas porque crecen muchísimo.

  • Los pones en un lugar donde no les de luz directa y corra un poco de aire; la cocina va bien siempre que no estén cerca del calor ni pegados a la ventana.

  • La cantidad de días dependerá de como los quieras tú, si los quieres a penas broten, o ya más larguitos con sus primeras hojitas.

Y ahora ¿Cómo se comen? Puedes hacer ensaladas, ponérselos al sándwich, al arroz, a los salteados, tortillas, en fin, que te fluya la imaginación. En general se comen crudos porque así aprovechas al máximo ese paquete nutritivo, pero también los puedes escaldar (pasar rapidito por agua hirviendo), y si los vas a agregar al arroz o al salteado que sea al final para que no se cocinen mucho.



¡Feliz COOLtivo!

1,615 views5 comments

Recent Posts

See All